Skip to Main Content

Museo de Macao

El Museo de Macao es un museo histórico y cultural con un extenso número de objetos con gran valor histórico, que muestra la manera de vivir y la cultura de las varias comunidades que han habitado la ciudad por siglos.

La primera planta es una presentación corta y comparativa de cómo las civilizaciones occidentales y chinas se desarrollaron antes de la llegada de los portugueses en el Delta del Río de las Perlas en el siglo XVI. Además de la historia de Macao, también se exhibe el comercio, las religiones y las culturas de ambas civilizaciones. Al subir por las escaleras a la segunda planta, los visitantes tienen la oportunidad de entrar en contacto con diversos aspectos del arte popular y de las tradiciones de Macao; por ejemplo la vida diaria de la gente, entretenimiento, ceremonias religiosas y festivales tradicionales. La tercera planta muestra el Macao contemporáneo, incluyendo los aspectos característicos de la vida de la ciudad. Destaca prominentemente la manera en que se retrata a Macao en la literatura y las artes.

El Museo de Macao se sitúa en la Fortaleza del Monte que fue construida por los jesuitas a principios del siglo XVII. Durante mucho tiempo, la fortaleza fue la estructura militar principal de defensa de la ciudad donde estaba restringido el acceso público. En 1965, se convirtió en el área de servicios meteorológicos y posteriormente abrió sus puertas al público. Construida en la cima de la Colina del Monte, la Fortaleza del Monte brinda una vista panorámica de la ciudad. En su lado oeste, están las ruinas del la capilla de S. Paulo. El 15 de julio de 2005, se añadió el Centro Histórico de Macao a la lista de patrimonios de la humanidad de la UNESCO. La Fortaleza del Monte y las ruinas de la capilla de S. Paulo son monumentos históricos importantes del Centro Histórico.

El museo de Macao abrió el 18 de abril de 1998, consta de dos niveles subterráneos y un tercero sobre la plataforma superior de la fortaleza donde se albergan los viejos servicios meteorológicos. Se han conservado y preservado el carácter arquitectónico y la configuración especial de la arquitectura.