Skip to Main Content

Museo Marítimo

Si la historia de Macao realmente está ligada al mar, no existe mejor lugar para el Museo Marítimo que la Plaza de Barra Pagoda, dedicada a la diosa taoísta A-Ma, protectora de los pescadores, y también es el lugar donde se cree que desembarcaron los primeros portugueses. El punto exacto es donde se localiza el Museo Marítimo, el edificio tiene la forma de un navío anclado en las aguas del Puerto Interior.

En la planta baja, el visitante puede ver las tradiciones y el estilo de vida de los pescadores de Macao y China Meridional: hay varios tipos de navíos, instrumentos y métodos de pesca, diversas variedades de peces y de crustáceos que viven en estas aguas e incluso una copia de la casa de un pescador, donde se puede observar a la familia entera compartir las tareas que preceden o siguen a las actividades pesqueras.

El visitante debe tomar nota del "Pequeño Teatro de A-Ma" que cuenta la leyenda de esta diosa en cantonés, mandarín, portugués e inglés.

La primera planta está dedicada exclusivamente al Gran Descubrimiento, acentuando la Historia Marítima de China y de Portugal, puesto que fue el mar quien unió a estas dos civilizaciones. Los viajes del Almirante Cheng Ho se presentan en exhibiciones interactivas. Durante la dinastía Ming (siglo XV), Cheng Ho viajó a la India y Arabia por mar y alcanzó la costa este de África. También se exhiben las rutas de los descubrimientos portugueses de los siglos XV y XVI, junto con las muestras de los productos negociados a partir de ese período: té, especias, porcelana, seda…

La segunda planta está dedica a la Tecnología Marítima y Transporte e ilustra la manera en que Macao se conecta con el mar. Varias herramientas tradicionales se pueden observar a lo largo de los modelos laterales de los últimos navíos, por ejemplo los barcos de alta velocidad (jetfoils) que unen hoy en día a Macao con Hong Kong. Se debe prestar especial atención al monitor que le permite al visitante aprender sobre el clima de Macao, particularmente durante la estación de los tifones cuando la formación de estas tormentas tropicales se puede observar y registrar. Además, los visitantes pueden observar un cielo sobre el hemisferio Norte, que demuestra la importancia de la astronomía en la navegación. Mediante interacciones, el visitante puede hallar las diferentes constelaciones, incluyendo a aquella que lo represente.

A la salida, el visitante cruza una galería de acuarios que muestran un lecho de río, las aguas del puerto, un arrecife de coral y, por último, el fondo marino con restos de un naufragio antiguo. Fuera del museo el visitante encontrará varios objetos en exhibición a tamaño real, entre los cuales se encuentra un barco dragón similar a aquellos usados durante el Festival de los Barcos Dragón.