Skip to Main Content

El tesoro del arte sacro

Los dominicanos españoles construyeron la Iglesia de S. Domingo durante la década de 1590, junto al convento que actualmente no existe por desgracia. La iglesia está dedicada a Nuestra Señora del Rosario. En un principio, se construyó de madera, pero durante el siglo XVII se sustituyó por una imponente estructura que incluía tres naves. En el siglo XVIII, en consonancia con la arquitectura popular del momento, se decoró en estilo barroco colonial junto con motivos decorativos de la región, hecho que contribuyó a sus características únicas.

El Museo de la Iglesia de S. Domingo (El tesoro del arte sacro), se encuentra actualmente ubicado en los edificios adyacentes a la iglesia y está abierto a los visitantes desde 1997. Cuando se abolió esta orden religiosa en Portugal en 1843, la iglesia recibió un gran número de elementos religiosos que se exponen actualmente en el museo, el cual ocupa los restos del antiguo claustro y otras salas conectadas a la iglesia.

El visitante puede comenzar en la iglesia, que se restauró en 1994, para poder experimentar la atmósfera de una antigua misión católica en China. A continuación, puede subir las escaleras hasta el museo para admirar la rica colección de objetos de oro, estatuas, elementos canónicos con ricas ornamentaciones, pinturas religiosas y diversos vasos litúrgicos. Muchas de las piezas expuestas proceden de Macao, aunque también las hay de otras partes de Asia, como la India. En total, cuenta con aproximadamente 300 piezas de gran valor que datan del siglos XVII al siglo XIX.